Si todavía no me sigues... ¡Apúntate al club!

REMES

REMES
Red mundial de escritores en español
<<<☺☺☺ >>> QUERID@S LECTOR@s bienvenid@s a mi blog Un solpo de brisa fresca: La lectura. Espero que os sintáis bien en él mientras dure vuestra visita <<<☺☺☺ >>>.
gadgets para blogger

Que las hadas y musas elijan un capítulo para ti. Con suerte te quedas a compartir esta aventura.


Ver una entrada al azar

viernes, 15 de octubre de 2010

Una Erasmus para Laura - Capítulo 14


―¡No! ¡No! ¡No! ―decía Mike intransigente al oír la propuesta de su hermano mientras éste andaba detrás de él rogándole insistentemente―. No, Paul, eso es ir demasiado lejos. Es una auténtica locura. Esa chica lo va a notar. ¿Te crees que las tías son tontas?
Había sido asaltado en el dormitorio mientras se entretenía con la Wee. No podía creerse lo que acababa de escuchar de la boca de su hermano, pero lo cierto era que aquello le confirmaba que Paul estaba perdiendo completamente la olla y que Jane no era una relación que le proporcionara estabilidad.  Siempre diciéndole lo que quería escuchar y colgada de él como una lapa… para después imponerse con sus caprichos y hacer lo que le daba la gana. Jane no le caía nada bien.
―Por favor, tío ―insistió de nuevo―. Sólo será esta vez. ¡Mira! Ya te he dicho lo que ha pasado. Yo no esperaba que Jane volviera. De hecho creía que no volvería jamás.
 ―Sabía yo que esa pava iba a estropearme el día cuando le abrí la puerta esta mañana ―se quejó Mike enfadado soltando el mando de la Wee en la cama―. Esa Jane te tiene la voluntad abducida… Es una pájara de mucho cuidado, una arpía y una… una…
―Si vas a decir lo que creo que vas a decir… Mejor no lo digas, Mike… Podíamos salir mal parados.
―Estás loco, Paul, completamente loco,
―Hazlo por mí, por fa, Mike―le rogó Paul haciendo caritas para arrancarle la sonrisa―. El finde que viene haré por ti lo que tú quieras. De verdad, lo que tú quieras. Pero hoy tienes que cubrirme las espaldas.
―¡Está bien! ―exclamó harto de oírle repetir una y otra vez―. ¡Está bien! Lo haré, pero sólo hoy. Nunca volverás a pedirme algo parecido. No es nada guay hacer estas cosas. No son de un tío legal, ¿sabes? Al final se sabe.
―¿Cómo? Tú no dirás nada y yo tampoco.
―Eso te lo aseguro. Soy una tumba, por la cuenta que me trae.
―Gracias Michael ―le dijo estrechando su mano de una manera peculiar, a la forma en que siempre lo hacían cuando guardaban sus secretos de  niños. Toma.
Paul le extendió  Mafia, el último de sus juegos favoritos para la PS3
―¿Para qué me das esto? Ahora no tengo ganas de jugar a la Play.
―El otro día me lo pediste y no quise dártelo. Ahora tú has aceptado ayudarme… Toma, sé que te gusta. De hecho, te lo regalo. Es tuyo.
Mike cogió la caja y la miró sin saber muy bien si su hermano hablaba en serio o no, Él le había colgado la etiqueta de agarrado y ahora al verle tan desprendido, regalándole el último juego que había comparado para su PS3, era un poco raro…
―Gracias.  ¿Puedo saber si es esto ya parte de mi pago? ―inquirió incrédulo.
―No, que va… ―negó inmediatamente―. Es para ti, ya te lo he dicho. Lo otro…, el pago, me lo pedirás tú cuando necesites un favor.
―Espero que no lo olvides, Paul.
―Nunca.
― Entonces, ¿ es para mí? ―le preguntó todavía inseguro de que fuera cierto aquel regalo. Paul asintió con un gesto―. Ahora dime, ¿cómo es esa chica?
―Mejor te la enseño en su página de Facebook, enciende el PC. Toma las llaves de mi coche, no quiero que falte ningún detalle y ten mucho cuidado. No quiero ni un minúsculo arañazo.
―No le haré ninguno… Tío, que también se va la olla con el coche.
―Sólo cuido del regalo de cumpleaños que nos hizo papá el año pasado. ¿No dijo, espero que os dure mucho más que os duraron vuestras primeras bicicletas? ―Mike asintió empezando a reírse al recordar aquel desastre―. Pues eso. No querría quedarme sin coche de un día para otro.
Los dos se rieron recordando lo que les ocurrió a sus primeras bicicletas a carcajadas tendidos sobre sus camas sin poder contener la risa, pues el mismo camión de la mudanza que les llevó sus enseres cuando fueron a vivir a Cavendish Avenue le aplastó sus bicis recién estrenadas, ya que las encadenaron a la trasera del camión pensando en ser útiles y que irían rodando todo el trayecto hasta la nueva casa… Pero sólo tenían siete años. Lloraron todo el día por la pérdida de sus bicis...

2 comentarios:

marymaria dijo...

Paul se pasó! y ese Mike también! esperemos que la salida con Laura tenga buenos resultados, y como me gustaría que ella y el gemelo impostor acabaran "liados" como dicen ustedes, para que Paul aprenda la lección!

Voy por el prox. cap.

Klaudia Quiroga dijo...

Entre hermanos hay que ayudarse ¿no es eso lo que dicen? hahahah pero menuda forma, a ver si al final en vez de jugar a dos bandas Laura va a acabar juntando a tres hahahhah Vemos qué tal le va con Mike en la cita y a ver si se da cuenta del engaño.

¿Qué te atrae más de la novela y te hace disfrutar de ella? (puedes elegir más de una respuesta)

¿En que capítulo de la novela te enganchaste?

Save creative