Si todavía no me sigues... ¡Apúntate al club!

REMES

REMES
Red mundial de escritores en español
<<<☺☺☺ >>> QUERID@S LECTOR@s bienvenid@s a mi blog Un solpo de brisa fresca: La lectura. Espero que os sintáis bien en él mientras dure vuestra visita <<<☺☺☺ >>>.
gadgets para blogger

Que las hadas y musas elijan un capítulo para ti. Con suerte te quedas a compartir esta aventura.


Ver una entrada al azar

jueves, 25 de noviembre de 2010

Una Erasmus para Laura - Capítulo 21



 La faz lívida de Vicky apareció en la sala de espera de urgencias donde John Lane la estaba esperando. Venía en una silla de ruedas empujada por un celador. John se levantó al verla y fue a su encuentro con rapidez. Vicky no esperaba encontrarse al chico allí esperándola y sintió sus piernas temblar de emoción al encontrarlo frente a ella tan inesperada como sorpresivamente. La miraba sonriente, en su expresión había un gesto de alivio sincero, realmene estaba aliviado porque todo hubiese salido bien y la chica estuviera repuesta.
―¿Cómo te encuentras? ―le preguntó John para ser amable.
―Un poco mareada, pero bien. ¿Dónde están los demás?
―Se marcharon. Han pasado toda la noche en el hospital  esperando los resultados y las chicas se fueron para a la residencia conforme mi tío nos contó que estabas fuera de peligro, por lo visto se han jugado una sanción por parte de la dirección… Pero no quisieron marcharse hasta que no supieran que el peligro había pasado.
―Es cierto, las normas en ese lugar son muy estrictas ―comentó preocupada por ellas―. Debieron marcharse antes para evitar la bronca de la urraca.
―¿Urraca?  ―dijo sin comprender.
―La directora… es como un pájaro enjuto y feo.
―Menudo penal… ―rió con la comparación―. ¿Nos vamos?
―¿Adónde?
―A casa. Me quedé yo esperándote para acompañarte a la residencia.
―Eres muy amable… ¡Ah! ―continuó al acordarse―. Gracias por llamar a tu tío, ha sido muy amable conmigo.
―No las merece, Vicky. Coincidió que estaba de guardia y eso fue todo. Es el hermano menor de mi padre y todavía le tocan estos marrones de las guardias de cuarenta y ocho horas y esas cosas en el hospital… Está terminando su residencia como cirujano cardiovascular…
―¡Qué interesante! ―sonrió ella levemente aunque eso no le interesaba para nada.
―¿Nos vamos? ―le volvió a preguntar cogiéndola del brazo para que se sostuviera―. Tengo el coche en el parking.
―Por favor… ―le sonrió con una mueca de debilidad pero sintiéndose completamente feliz por aquel desenlace de la noche. John esperándola y su coche a su disposición para regresarla a casa. Jamás hubiera soñado que eso podría hacerse realidad. Pero fuera como fuera se sentía completamente feliz.
El Audi-A-3 era muy confortable. Para Vicky era el coche más confortable del mundo. El olor que desprendía el nuevo ambientador que había colocado John para el día en que salió con Laura le gustó, su aroma a pino llenaba el vehículo y a ella le encantaba. Relucía limpio por dentro y por fuera y estaba para ella. Al acercarse se sintió como una princesita de cuento cuyo príncipe azul la sube en una carroza real y la lleva a su palacio para casarse con ella. Vicky se sentó en el asiento del copiloto y John le abrochó el cinturón de seguridad para que ella no se molestara. Al cruzarse por delante y tenerle tan próximo su corazón se aceleró. Nunca le había tenido tan cerca como en ese momento y de una forma fortuita… Suspiró agitada y no volvió la cara sino que se quedó mirando de frente con el rostro de John al lado del suyo, viéndole, percibiéndole, oliéndole... Todo en él era maravilloso, perfecto, arrebatador. La cercanía del muchacho desencadenó una serie de sensaciones que se acercaban mucho a un éxtasis, no necesitaba mucho más, su mente hacía el resto.
―¿Estás bien? ―le preguntó él mirándola cara a cara, La notó rara.
Vicky creyó derretirse por dentro. Hizo un esfuerzo por controlar sus impulsos de besarle pero su nerviosismo era incontenible y se apoderó de ella que impulsivamente le besó la mejilla.
―¿Y eso? ―sonrió él tocándose la carrillo.
―Te estoy agradecida por todo lo que has hecho por mí hoy, John.
―No tiene importancia… ―sonrió de nuevo―.Tú harías lo mismo por mí.
―Lo mismo y mucho más… No lo dudes.
 El chico le sonrió por unos segundos en los que trató de comprender la verdadera intención de aquellas palabras que habían surgido de los labios de la chica espontáneamente. Después dio la vuelta y se acomodó delante del volante ajustando su cinturón de seguridad y poniendo el motor en marcha. El Audi rugió tras los acelerones que ocasionó John para oír el ruido del motor, le gustaba hacerlo cada vez que lo ponía en marcha. Salió del parking y condujo despacio por la calle Gower. Durante unos minutos los dos permanecieron callados. John miraba a la chica de reojo cuando el tráfico se lo permitía y ella no hacía menos con él, creía estar en un sueño y no quería despertar de él...

10 comentarios:

Delia dijo...

Bueno, bueno... Por fin se terminó la nochecita de la KOKO. Pobre Vicky, me da pena, la verdad es que es un poco tolojoe, pero bueno... a ver qué sucede. Ya tengo ganas de ver con quien se queda Laura.
Besitos linda.

El niño Gafas. dijo...

Me está gustando mucho tu novela, y tu comentario en mi blog, me encantó y lo necesita. Todavía voy por el capítulo 10, pero esta semana iré adelantando a ver si consigo pillarte y me pongo al día con capítulo por subida.

Me encanta Laura, quiero una chica así para mi.
Un beso y una sonrisa para tí.

http://quetodoesmentira.blogspot.com/

Erika dijo...

¡¡ que ganitas tenia de que lo subieras !! =)

Anónimo dijo...

Ya he leido este capítulo y cada uno q leo me engancha más .Laura :: me gusta mucho tu novela y ya a la espera del 22 .Sigue el misterio haber como termina todo .
Besos y un abrazo

..::Deliutus::.. dijo...

Bueno, bueno, bueno... Una noche con estos chic@s es de locura. Me encantan ellos, son... adorables. Sobre todo el pequeño diablillo de Johnny. Lo siento, pero tengo debilidad literaria por los chicos malos (afortunadamente en la realidad no) Es un pícaro y creo que va a dar mucho más de sí. No creo que se vaya a quedar así como así después de haber visto a su adorada Laura besada y en manos de su gran amigo. ¿Cómo acabará la relación entre Paul y John? ¿Y con Laura?

El capítulo, electrizante... Vicky... para pegarle un tiro, no soporto a las pavas que te joden la noche... Siempre se las apañan.

PD. Quiero un John-Paul para mí, para Reyes, ¿no es la combinación perfecta?

KISSES

escritora Laura M.Lozano dijo...

Bueno... Los Reyes, Laura, Paul, John y los demás son seres del mismo mundo... La fantasía. Con un poco de imaginación y mucho, mucho interés os puedo obsequiar a ti Delia y a El Niño Gafas ese John-Paul perfecto y esa Laura que tanto le gusta. Basta con que os invistáis con la piel de vuestro personaje favorito y viváis con él cerca de Laura o cerca de John y Paul... o cerca de cualquier otro personaje que cualquiera sienta suyo. La fantasía y la imaginación nos asisten para hacer nuestros sueños reales y si ponemos mucha, mucha fuerza en nuestros deseos, tal vez esa Laura aparezca para ti en la realidad y tú, mi niña, tu perfecto John-Paul soñado.
¡Qué los Hados os acompañen en vuestros sueños! Y que esos sueños se hagan realidad. Os quiero. Un beso.

Klaudia Blauen dijo...

Muchísimas gracias por tu comentario!!!! Me ha encantado, no me lo esperaba xD
Muchas gracias por la crítica, las adoro, sean buenas o malas, porque es una de las mejores formas de aprender y de mejorar.
Si te ha gustado la historia como está ahora, estoy segura de que cuando renueve el blog te gustará más, si lees la última entrada que he subido entenderás a lo que me refiero.
De nuevo muchas gracias y en cuanto tenga un poco más de tiempo te sigo comentando en cada capítulo.

Klaudia Blauen dijo...

Ah casi se me olvida!!!
El nombre lo elegí porque tiene relación con lo que es ella.
En la literatura griega, Eos era la diosa titánide, la pintaban como una mujer de indescriptible belleza y con alas blancas. Vivía en un palacio cerca de las puertas del inframundo, como diosa de la aurora se encargaba de dar paso a su hermano Helios, el sol y era la que se encargaba de abrir las puertas del inframundo para que su hermano pudiese conducir su carro por el cielo. XD

escritora Laura M.Lozano dijo...

Muy hermoso lo del nombre, Claudia. Esta noche no, porque operan a una sobrina, per mañana leeré ese capítulo. Besos.

marymaria dijo...

Hmmm... estoy reflexionando, reflexionando concienzudamente... y estoy llegando a la conclusión de que... Hhon también me gusta!!! =S

Además no sé por que pero me parece que Paul no esta siendo demasiado sincero con respecto a lo que siento y no siente por Laura... pero ya veremos que pasa.

¿Qué te atrae más de la novela y te hace disfrutar de ella? (puedes elegir más de una respuesta)

¿En que capítulo de la novela te enganchaste?

Save creative